Inicio | General | Voleibol | Treinta años, y el recuerdo sigue intacto

Treinta años, y el recuerdo sigue intacto

image Alumna y Maestra.

“Son muchos los recuerdos, lo que puedo decir es que fue un experiencia en donde se conjuntaron muchas cosas, trabajo de equipo, apoyo de mi familia, de los amigos”, Karina Escobar

En 1981 el equipo mexicano femenino de voleibol logró el cuarto lugar en el Mundial Juvenil de la especialidad, que se jugó en la Ciudad de México, en esa escuadra militaba una joven oaxaqueña. Su nombre Ruth Karina Escobar González, sin duda la mejor jugadora de la historia este deporte en Oaxaca.

“Son muchos los recuerdos --dijo visiblemente emocionada--, la hoy maestra en administración, lo que puedo decir es que fue un experiencia en donde se conjuntaron muchas cosas, trabajo de equipo, apoyo de mi familia, de los amigos”.

“Hay gente, que ya dejó este mundo terrenal, y seguramente, pero que seguramente estarán festejando con nosotros este gran recuerdo”, dijo Karina Escobar.

Y sí, amigos, familiares y cronistas deportivos acudieron a esta pequeña, pero grata celebración, una vez pasados los lapsos de rememoración la ex capitana de esa selección tuvo una breve charla con TERRITORIOSCORE.COM.

Y de inmediato ¿el primer recuerdo? De ese campeonato mundial juvenil -- un breve silencio, seguido de un sonoro suspiro, fue cuando pronuncié el juramento deportivo.

El primer enojo… “Antes del mundial, una semana previa, me lesioné, tuve un esguince de tercer grado en el tobillo izquierdo y estuve a punto de perderme ese campeonato.

¿El sueño en esos momentos? Obviamente ganar una medalla.

¿Hubo frustraciones? Con la parte administrativa, porque en ese partido por el tercer lugar contra Japón íbamos bien, pero los árbitros se enseñaron con nosotras, marcaron errores inexistentes, expulsó a nuestra mejor jugadora de ese entonces “La China” Frías; el ánimo decayó, pero nos recuperamos, al final perdimos la medalla de bronce con Japón en tres sets.

¿Oaxaca siempre en la mente? Por supuesto, Oaxaca siempre estuvo presente, los chapulines fueron hasta Holanda, China, a todos esos lugares en donde yo anduve.

Y después de esa gran actuación ¿qué pasó? Ya se estaba en un ciclo olímpico… “jugamos, el pre olímpico en 1983 en Indianápolis, estuvo en juego el pase a los Juegos Olímpicos de los Ángeles 1984, esta vez fue Canadá, quien nos eliminó.  A las canadienses les habíamos ganado 15/2, 15/4, pero en el juego que nos daba el pase nos ganaron en tres sets seguidos: 19/17, 17/15 y 15/12, el duelo fue apretado, mi entrenador, que en paz descanse, nos dijo: no estaba en sus manos, reconozco el trabajo de ustedes, estoy satisfecho, no estoy contento, pero el arbitraje nos quitó el pase a la Olimpiada.

¿Centro, cuatro, zaguero, líbero…? Cuando llegué a la selección nacional sin los fundamentos necesarios y lo primero que empecé a explotar fue el servicio y el bloqueo, posteriormente mi entrenador me empezó a mandar a bloquear en zona dos, para defender a las jugadoras de cuatro –las rematadoras--, de repente me ponían en el centro, no era muy rápida pero tenía mucho “taiming” y entonces el bloqueo era de mucha utilidad.

Y cuando empezaron a ver que tenían un sólido ataque, tal vez no muy potente, pero si efectivo, entonces me dejaron de 4 y había emergencias, entonces pasaba a la zona 2 a bloquear, entonces era yo de las jugadoras denominadas universales.

El voleibol de hace 30 años, al voleibol actual ¿en qué ha evolucionado? Creo que sobre todo en los tiempos, el tipo de juagadas, la preparación física, cuando yo estuve ahí  fuimos de los primeros equipos, a nivel mundial que ya teníamos un entrenamiento con pesas, con carrera, cuidando la alimentación y otros tipos de complementos para los deportistas, que a la fecha son bastante socorridos, incluso empezó a darse un trabajo psicológico, fortalecer nuestra mentalidad, para desarrollar el espíritu competitivo.

En una charla con el Profesor Pedro León Concha dijo, “Las jugadoras tienen que ser atléticas, altas y feas, porque si no se casan y se termina su carrera deportiva”, ¿es cierto eso? Mi maestro Pak Yun Park, quien en paz descanse, decía lo mismo, pero creo que afortunadamente ese concepto ha evolucionado y en el caso del voleibol femenil, por supuesto las chicas se casan, pero los maridos las dejan juagar y les va bien.

El voleibol es toda una vida para Karina Escobar de qué otra manera se puede describir… “el voleibol, ya lo dijiste: es toda una vida, es una forma de vivir, de expresarme, de realizarme, fue una forma de servir y de estar al lado de mucha gente valiosa, como son los cronistas deportivas a quienes sin duda los considero mis amigos, compartir mis experiencias con mis alumnos, el voleibol me ha dado muchas satisfacciones el voleibol que han definido mi forma de ser, de mi estilo de vida.

Este es un juego de seis jugadoras por bando ¿existen momentos de soledad en un juego? En algunos momentos más que soledad, es de completa responsabilidad, cuando ves que las cosas no salen, entonces tienes que sacar el corazón y aplicar estrategias, que tal vez nunca las viste o como entrenador no las pudiste proyectar, entonces es en ese instante donde sacas todo para poder sacar adelante al equipo.

¿Un saque a la red? Ahora ya se cuenta, antes no eran tantos en contra, sin embargo en ese momento se deben sacar fuerzas de donde sea, a veces te vas tres metros bajo tierra, pero tienes que sacar el carácter.

¿Un remate? Lo mismo el deporte, ya sea voleibol, futbol como en todos los aspectos de la vida, si te equivocas, no lo veas como un error; no te censures, no te sobajes, no te humilles, hay que verlo como una nueva oportunidad para hacerlo mejor de lo que pensabas hacerlo.

¿Una facial? Una facial es ir por todo, haces alarde de todas tus habilidades, de reflejos y no sabes que satisfacción provoca cuando te tiras una rodada, una facial y levantas el balón para que tu compañera con todo gane el tanto, eso es ganar una batalla, pero tengo que ganar toda la guerra.

¿Bloqueo o bloqueado? Siempre ha sido mejor bloquear, afortunadamente cuento con mayores bloqueos a mi favor, que bloqueadas en contra.

Había que llegar al colofón de esta charla y Ruth Karina Escobar González le deja un mensaje no sólo a la comunidad del voleibol , sino a toda la comunidad deportiva “hay nuevas generaciones, y felicitó a todos los entrenadores que hacen esa labor, sin excepción alguna, es importante formar a los niños en el voleibol, en el basquetbol, en el beisbol, en el deporte que sea, afortunados a todos aquellos que se dedican a enseñar a los niños, a los jóvenes porque colaboran a rescatar los valores que desafortunadamente en gran parte de nuestra sociedad se han perdido.

Sí, han pasado 30 años y los recuerdos de ese 1981 siguen intactos, quienes lo vivieron afortunados y a quienes les comparten esas añoranzas, también felicidades.

Suscribirse a comentarios Comentarios (0 publicar):

Total: | Mostrando:

Publica tu comentario comment

Escriba el código que ve en la imagen:

  • email Enviar a un amigo
  • print Versión impresa
  • Plain text Texto plano
Galería de imágenes
Ruth Karina Escobar, la capitana de la selección juvenil de 1981. Amigas de todas las edades celebraron ese recuerdo.
Califica este artículo
3.00